ABDOMINOPLASTIA EN MADRID

Técnica quirúrgica consistente en la eliminación del exceso de piel, grasa y restaurar la tensión muscular de la zona abdominal.

OBJETIVO

Conseguir remodelar la zona abdominal y la cintura después de embarazos, aumento significativo de peso, pérdida del mismo o envejecimiento.

DURACIÓN

Oscila entre las 2 y 3 horas aunque puede variar según la complejidad de la intervención.

PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO

Se lleva a cabo mediante anestesia general y es necesario el ingreso hospitalario de la persona en nuestro servicio. Los pacientes son internados 48 horas para máxima seguridad del paciente.

NIVEL DE MALESTAR (0-10)

La intervención es más aparatosa que dolorosa. La zona abdominal queda dormida los primeros días, sin embargo, al toser o reír, aparecerán molestias en la sutura de los rectos.

RESULTADOS

No se trata de una intervención estética sino reparadora, con ese criterio el nivel de satisfacción es muy alto.

RECUPERACIÓN

Es una las recuperaciones más lentas. Para una actividad laboral tipo oficina a las 2 semanas se podría incorporar, si evoluciona favorablemente.

Si tiene cualquier pregunta no dude en consultarnos a través de nuestro formulario de contacto.

[¿Qué es la abdominoplastia?]

La abdominoplastia es el procedimiento quirúrgico por el cual se reconstruye la pared abdominal, eliminando el exceso de piel y grasa, a la vez que se restaura la musculatura abdominal. Es un procedimiento que puede realizarse a mujeres u hombres, siendo más frecuentes a las primeras.
El objetivo es dejar un abdomen plano y firme, tras una pérdida de cintura por embarazos, ganancia o pérdida significativa de peso o envejecimiento. El resultado obtenido no puede conseguirse con ejercicio físico o dietas.

[Tipos de abdominoplastias o dermolipectomias]

En términos generales diferenciamos entre abdominoplastia y dermolipectomía. La abdominoplastia es el procedimiento por el cual se reconstruye la pared abdominal eliminándose piel, grasa y reposicionando la pared abdominal (intervención indicada a las mujeres tras los embarazos con diastasis de rectos ). La dermolipectomía es el procedimiendo por el cual se elimina únicamente el exceso de piel y grasa (intervención indicada tras pérdida masiva de peso sin diastasis de rectos).

[¿Para quién está indicado realizar una abdominoplastia?]

La mayor parte de las pacientes que acude a consulta por estas intervenciones son personas que han intentado reducir esta zona con otro tipo de tratamientos (ejercicios, dietas, etc.).

Suelen ser personas obesas que han logrado bajar de peso y recurren porque esta pérdida de peso ha originado un exceso de piel y tejido subcutáneo.
Entre los pacientes que más consultan se distinguen:

Pacientes obeso: En la que se le evaluará la factibilidad del tratamiento frente a otros posibles riesgos. Para esto el paciente deberá entender que no es una técnica para tratar el sobrepeso.

Pacientes con pérdida brusca de peso: Debido a dietas o técnicas como bypass gástrico suele quedar mucha piel sobrante. Lo que anteriormente era un abdomen turgente, ahora queda convertido en una bolsa de piel. El objetivo será la eliminación de esta piel y del tejido subcutáneo sobrante.

Mujeres con abdómenes distendidos debido a embarazos: Para este tipo de casos, la pared abdominal de la mujer puede someterse a fuerzas de distensión y retracción, lo que hace que se deteriore la calidad de la piel en esta zona. Son abdómenes con aspecto arrugado, estrías, flácido y con abundancia de piel. Mujeres cuyos embarazos han alterado la elasticidad de la pared abdominal produciendo debilidad muscular.

Pacientes con cicatrices abdominales: Presentan cicatrices en la zona abdominal. Se utiliza este tipo de técnicas para la corrección de esta área. A pesar de que no existen técnicas para hacer desaparecer por completo esta cicatriz, se puede mejorar el aspecto mediante una nueva intervención en la que se extirpa la cicatriz y se sutura en condiciones óptimas. En estos casos la recuperación e intervención son más rápidas.

La abdominoplastia, bajo nuestro punto de vista, no puede ser considerada nunca un procedimiento estético. La lenta recuperación, la cicatriz supraumbilical y periumbilical, implican la necesidad, para nosotros, de unos fundamentos médicos necesarios y no simplemente una motivación estética.

Por lo anterior contraindicamos la intervención si:

  • La paciente desea tener más hijos, o nunca los ha tenido. Existiendo alguna excepción.
  • La paciente tiene un peso muy elevado que contraindica la intervención.
  • La paciente no tiene un problema médico (diastasis o separación de los rectos, abdomen péndulo, con exceso piel que cuelga, que produce erupciones cutánea), y el exceso de piel es moderado siendo su preocupación 100 % estética.

Bajo nuestro criterio los pacientes que se verían más beneficiados serían aquellos con:

- Deseos genésico cumplidos, aconsejamos espera, al menos, un año desde el último parto.

- Peso estable en los últimos 6 meses. En la medida de lo posible debe encontrarse normopeso. En algunos casos pueden ser intervenidos pacientes con sobrepeso o incluso obesidad si existe un faldón cutáneo muy importante y las molestias sean incapacitantes.

- Diastasis de rectos mayor de 3 cm o presencia hernias en línea media.

- Dermatocalasia marcada (flacidez cutánea) tras por ejemplo pérdida de peso masiva.

- Expectativas realistas en lo referente al resultado.

Existen 3 perfiles de pacientes:

-Mujer joven 27-38 años que tras los embarazos ha sufrido una diastasis importante. Han realizado todo tipo de ejercicios del suelo pélvico y han recuperado su peso, sin embargo la diastasis continúa y el abdomen simula un embarazo de 3-4 meses. Es frecuente que en estos pacientes la flacidez sea moderad, la intervención tendría como objetivo principal corregir la diastasis.

-Mujer madura 45-55 años que ha sufrido embarazos así como ganancias y pérdidas de peso muy importantes, presentando sobre todo faldón abdominal con flacidez cutánea moderada. El objetivo principal es mejorar las molestias por presentar el faldón abdominal.

-Hombre o mujer que tras una pérdida masiva de peso mayor de 15 kilos bien mediante dieta, o tras una cirugía bariátrica, presentar gran flacidez cutánea acompañada o no faldón abdominal. El objetivo es normalizar el aspecto del abdomen. En estos casos puede ser necesaria una cicatriz en forma de T para los casos más extremos.

[¿Qué es la diastasis de rectos?]

La diastasis de rectos es la separación que se produce entre los músculos rectos abdominales. Estos músculos están unidos por la línea alba. La diastasis de rectos es fácil de apreciar colocando la punta de los dedos sobre la línea media del abdomen mientras se realiza un abdominal.

Durante los embarazos tanto la musculatura abdominal como la piel se distienden, recuperándose paulatinamente tras el parto. Sin embargo, en ocasiones, bien porque la distensión fue exagerada (embarazo gemelar, exceso de líquido amniótico, bebes macrosómicos “grandes”) bien porque existe una debilidad, la línea alba se distiende superando su límite de elasticidad. Una vez superado este límite el espacio entre los rectos abdominales se incrementa de forma irreversible. Una línea alba distendida pasados 6-12 meses tras el parto no vuelve a recuperase NUNCA. El tejido permanecerá distendido independientemente del fortalecimiento posterior que podamos realizar mediante ejercicio.

Dicho lo cual, hay que distinguir entre una distensión normal (parcialmente recuperable) de la línea alba de 1-2 cm y una distensión anormal superior a 3 cm tras los embarazos. La primera puede mejorar mediante ejercicio a través de la hipertrofia de la musculatura abdominal. La segunda como apuntaba anteriormente no mejorará nunca.

ATENCION: recordamos que debemos esperar un año para valorar a la paciente tras el parto.

Pero… por qué no mejorar a pesar del ejercicio. La explicación está en la anatomía de la pared abdominal. Cada recto abdominal está rodeado de su propia fascia. Es decir, cada musculo está contenido en un “estuche” individual y uniendo cada estuche estaría la línea alba. Es por ello que cuanto se hipertrofia la musculatura abdominal cada recto abdominal se hipertrofia dentro de su estuche. Si la zona de unión (línea alba) entre ambos músculos está distendía esta permanece distendida a pesar de que cada musculo crezca dentro de su estuche.

La principal queja de una paciente con diastasis de rectos es la distensión abdominal, otros síntomas que puedes aparecer son dolores a nivel lumbar, o digestiones pesadas.

[Lugar de la intervención]
La abdominoplastia o mini-abdominoplastia son unas intervenciones que requiere ingreso hospitalario y han de ser realizadas dentro de un quirófano. Nunca debe realizarse dentro de una consulta, por seguridad del paciente.
[¿Cómo se realiza la operación?]
La intervención debe ser realizada en un centro hospitalario y requiere de ingreso postquirúrgico durante al menos 48 horas. Es una intervención técnicamente sencilla.
 
La intervención se realiza bajo anestesia general, a través de una incisión que va desde la espina iliaca anterosuperior derecha a la izquierda, a nivel periumbilical se realiza otra incisión para liberar el ombligo. Se despega el colgajo cutáneo de la musculatura abdominal hasta la parte más baja del esternón (apéndice xifoides). Tras esta incisión, aparecerá una cicatriz permanente que con el paso del tiempo será cada vez menos apreciable.
 
Una vez expuesta la musculatura abdominal se realiza la sutura o rafia de la misma. Unimos ambos músculos abdominales (se suturan la fascia “estuche” del recto anterior derecho con la del recto anterior izquierdo) disminuyendo el espacio entre ambos formado por una línea alba ensanchada, esta queda plegada hacia dentro. Generalmente, no es necesario colocar una malla salvo casos excepcionales.

Seguidamente se realiza otra incisión en la zona del ombligo y se procede a la separación de la piel en esta zona, exponiendo los músculos abdominales. Estos músculos se tensan y se unen a la zona media y proporcionan de esta manera un abdomen firme y una cintura más estrecha. Consiguiendo corregir la forma globosa de abdomen. La piel que ha quedado separada se estira en dirección al pubis y la piel sobrante se extirpa. El ombligo quedará colocado en su nueva posición.
 
Por último, se realizan las suturas correspondientes y el vendaje dejando unos tubos de drenaje para la eliminación de excesos de fluidos que pudieran acumularse en la zona de intervención. Una vez restaurado la pared abdominal se procede a extirpar el excedente cutáneo, se colocan los drenajes y se cierran las heridas.
 
Tras la intervención es colocada una faja compresiva.
 

[Tipo de anestesia]

El tipo de anestesia utilizada para esta clase de intervenciones es general con inducción intravenosa y mantenimiento inhalatorio, durante el cual, el paciente estará dormido hasta la finalización de la misma, por tanto no percibirá dolor. En intervenciones como mini-abdominoplastia podrá utilizarse anestesia local más sedación, quedando así insensibilizada la zona abdominal.
Nosotros empleamos siempre anestésicos locales para que en las primeras horas las molestias sean las menores.

[¿Cómo es el proceso de la cirugía?]

Días antes de la intervención se realiza un estudio preoperatorio. El día de la cirugía debe presentarse en admisión con nuestra carta de presentación, desde allí se le acompañará a la habitación que se le asigne.

Una vez en la habitación, las enfermeras comprueban que dispones de toda la documentación, te entregarán el pijama quirúrgico y hacen una primera toma de constantes. A continuación, te invitan a que te vayas al baño, para colocarte el pijama quirúrgico y procedas a meterte en la cama. Poco después llegará el celador para llevarte al área quirúrgica, donde se te cogerá una vía.

Nuevamente, se comprueba toda la documentación y se realiza un nuevo check list antes de llevarte al quirófano, donde te presentaran al personal del quirófano. Esto será lo último que recuerdes, la inducción anestésica es muy rápida y las medicación te produce cierta amnesia. Lo siguiente que recuerdes será en la zona de recuperación postanestésica.

Permanecerás allí durante 30-90 minutos trascurrido ese tiempo te subirán a la habitación.

No podrás tomar nada pasadas 6 horas de la cirugía, pasado ese tiempo podrás iniciar la tolerancia a líquidos.

No se te indicará que te levantes hasta pasadas 8-12 horas. La primera vez que te levantes es muy frecuente marearte por lo que debes hacerlo siempre acompañada y siguiendo las indicaciones de las enfermeras.

El ingreso durará entorno a las 48 horas, tiempo que también llevarás unos drenajes. Algunas pacientes, sobre todos aquellas con sobrepeso es frecuente que permanezcan con drenajes más tiempo, pudiendo llevarlos hasta 2 semanas.

En el informe de alta vendrá indicada la medicación que tienes que tomar, así como la fecha de la primera revisión.

[Antes de la operación]

Antes de la operación se realizarán un mínimo de 2 consultas, la primera informativa y la segunda en la que se le aclararan las dudas y se firmen los consentimientos.

Tras la segunda consulta se le facilitará el día de la intervención, habitualmente entorno a las 3 semanas tras la consulta, también se le informará sobre el día que debe acudir para el estudio preoperatorio. Este último se realiza habitualmente en un mismo día.

[Duración de la intervención]

La duración de esta técnica quirúrgica puede variar dependiendo de la complejidad de la intervención, pero suele estar en torno a las 2 o 3 horas. Si la cirugía se acompaña de otro procedimiento o intervención, el tiempo puede aumentar.

[Después de la operación]


Terminada la operación se despierta en una Unidad de Recuperación Postanestésica (URPA) del hospital. Es frecuente no sentir dolor, pero si presión en el abdomen. El cirujano pasará a comprobar que se encuentra bien y que los drenajes están permeables, antes de informar a sus familiares. Recordará muy poco del paso por la URPA. Tras pasar un tiempo en la URPA, puede ser muy variable, desde 30 a 120 minutos, será trasladada a la habitación.
 
En la habitación permanecerá sin levantarse y sin poder comer durante algunas horas, lo habitual es entre 4-6 h. Después de ese tiempo (4-6h), podrá ingerir líquidos. Estarás sondada y no podrás levantarte hasta el día siguiente. La principal molestia es la tensión en el abdomen, al suturarte la musculatura, además de la faja, la paciente tiene la sensación de que lleva un corsé dentro del abdomen.
 
La primera noche dormirá poco y mal. La abdominoplastia es un no proceso doloroso, no obstante, no está extenso de molestias. El dolor en una escala de 0- 10 tiene una intensidad de 2-3. Es cierto que hay pacientes a las que el proceso solo les produce leves molestias, pero también otras pacientes refieren que la intensidad es de 6. El dolor es muy subjetivo y la percepción puede variar mucho de paciente a paciente. Lo habitual es que no duela, pero se tengan molestias. La mayor parte de las pacientes describen el dolor como sensación de opresión en el abdomen. El dolor del abdomen lo tolerará, pero lo que sin lugar a duda llevará peor será el dolor de espalda. Sí, deberá dormir boca arriba durante un mes y le dolerá la espada de estar en esa posición los primeros días.
 
La faja es muy molesta y también la llevará durante un mes. Cuidado porque la faja crea “adicción”. Proporciona una sensación de protección que al retirarla crea incertidumbre.
 
En el primer día deberá hacer ejercicios con las piernas en los pies, pequeñas flexión- extensiones para bombear bien la sangre Los drenajes y faja compresiva no le facilitarán la movilidad.
Se le administrará una heparina en las siguientes horas tras la cirugía y deberá ponerla durante al menos una semana.
Como resumen es una noche que, pese a la medicación, se suele pasar mal por todo lo anterior.
 
2º/3ª DÍA, LA PARTE MÁS DURA
 
Lo habitual es recibir el alta el 2º-3º día, aunque en determinadas circunstancias (pacientes que vivan a más de una hora de Madrid) puede que necesite más días de ingreso. La gran mayoría de las pacientes se van sin drenajes a casa.
Este día en casa es, sin duda, el peor. La intensidad del dolor es máxima, aunque como subrayamos no es una intervención dolorosa y con la medicación, sea perfectamente tolerable. Recuerda que si limita los movimientos dolerá menos. El vendaje no puede retirarse y las pacientes deben asearse por partes, esto unido a que no se deberá levantar los brazos, le provocará que las axilas suden, lo que le hará sentirse muy incómoda. En este día le importará poco el resultado de la cirugía. Solo deseará quitarse el vendaje y poder darse una buena ducha.
 
No es inusual que aparezca un pequeña distímia, o como se dice en el argot popular un “bajón” anímico. Este día pensará: ¿quién me ha mandado a meterme en esto? Este día pensara que es imposible que en una semana pueda manejarse por sí misma. No obstante, lo harás. No solo se le inflamará el abdomen, sino que también lo hará todo el cuerpo (manos y pies).
 
Tiene que levantarse de la cama, si o si, y sentarse al sillón. MUCHO CUIDADO, le explicaremos como tiene que levantarse, primero deberá permanecer en la cama sentada 20 minutos y luego poco a poco levantarse. ES MUY FRECUENTE MAREARSE E INCLUSO TENER UN SINCOPE TRANQUILA ES NORMAL!!
 
Se le retirará la sonda y tendrá que ir al baño acompañada. El vendaje le producirá picor, puede que le salga alguna ampolla, no se alarme si una zona le molesta y otra no, o que se inflame más una zona que otra. No es infrecuente manchar la faja con un poco de sangre.
 
4º-6º DÍA, 1ª REVISIÓN
 
Este día experimentará una gran mejoría en las molestias, pero no te olvides que alguna molestia tendrás incluso meses después de la intervención.
 
Retirar el vendaje no le resultara agradable, molesta bastante. Llega el momento de verse… Se verás el abdomen muy inflamado sobre todo en su parte inferior. La cicatriz será muy llamativa, estará roja y es normal cierta exudación de sangre. Es habitual la formación de abundantes pliegues, estos irán disminuyendo con el paso del tiempo. No se alarme por la probable presencia de hematomas.
 
Es normal que tenga rojeces por el vendaje, alguna ampolla. Las marcas de rotulador salen con un poco de alcohol, o mejor la propia descamación la elimina en unos días.
 
Así pues, tendrá el abdomen raro, aunque misteriosamente puede que incluso se vea bien. (Les pasa a muchas pacientes) es muy frecuente notarse un estrechamiento de la cintura con la ropa. Desde este día puedes ducharte entera y mojarte la herida, siempre y cuando no la sumerjas. Tras la ducha hay que secar la herida y aplicar un antiséptico tipo cristalmina.
Es muy probable que haya perdido gran parte de la sensibilidad alrededor del ombligo y encima de la cicatriz. Con el paso del tiempo irá recuperándola. Aunque puede que en algunas zona la pierda de forma definitiva. Es habitual tener pequeños exudados (las cicatrices expulsan líquido). Ese líquido puede oler mal y el abdomen no estar infectado.
 
A partir del 7º-10º día muchas pacientes se reincorporan a su puesto de trabajo, siempre y cuando se a un trabajo no físico, tipo oficina. Importante recordar que habrá molestias y que algunas pacientes necesitan más tiempo.
Puedes ir realizando pequeños paseos diarios y reanudar paulatinamente tu actividad habitual. No se asuste si durante los primeros días le cuesta realizar deposiciones, es muy frecuente. Lo mejor para el estreñimiento es dar pequeños paseos e ingerir muchos líquidos. Si pasado el 6º día no acude al baño consulte con su cirujano.
 
12º-14º DÍA, 2ª VISITA DE CONTROL
 
Este día dirás que las molestias le han disminuido muchísimo, que prácticamente estás realizando una vida normal. Es normal que algunas molestias persistan, recuerda que ha de pasar un año para que todo se normalice.
Empezará a sentirse bien con la imagen de su nuevo abdomen, pero es muy frecuente cierta insatisfacción por la cicatriz, aún es muy visible, por los pliegues alrededor de la cicatriz y, sobre todo, por la inflamación de la zona infraumbilical (debajo del ombligo) y el pubis.
 
Debes empezar a aceptar tu nuevo yo, que no tiene por qué coincidir con el yo que te imaginaste. La inmensa mayoría de las pacientes se han incorporan a su trabajo alrededor de este día, si este no es físico. Puede iniciar la actividad física realizando paseos de 20 minutos.

21º-30º DÍA, 3ª VISITA, RETIRADA DE PUNTOS
 
Es habitual que no tengas molestias importantes y te muestres sorprendida por tu rápida recuperación. Has de haber reanudado completamente su actividad habitual. Siempre con la debida precaución.
 
Es normal que acuda con una sonrisa de oreja a oreja y haya visitado la peluquería, la ropa le sienta mejor y lo notas. No obstante, también es habitual que persista cierta inquietud por la cicatriz y la inflamación.
 
Las pacientes con un trabajo físico se incorporarán a partir de estas fechas. El deporte puede iniciarse con prudencia. Podrá comenzar a dormir hacia los lados. La faja puede ser retirada, aunque si la lleva durante un mes más, la recuperación puede ser más rápida.
 
45º-60º DÍA, 4ª VISITA
 
Lo habitual es haberse recuperado plenamente y haber iniciado la actividad deportiva. Ya no recuerda como era su abdomen y suele incidir en la cicatriz y sobre todo la inflamación. Hay que estar atento a la cicatrización para evitar que no haga una cicatriz hipertrófica o queloidea. No es infrecuente que se superficialice algún punto interno en forma de pequeño absceso.
 
90º-100º DÍA, 5ª VISITA
 
En esta visita lo habitual es quejarse de la inflamación de la zona infraumbilical y del pubis y hacerlo con insistencia. Se encuentras bien, para usted estará completamente recuperada y por ello se le hace más difícil creer que el proceso inflamatorio continúa activo. Estará satisfecha pero siempre recuerda que tarda un año en obtenerse el resultado final.
 
160º-180º DÍA, 6ª VISITA
 
La recuperación es prácticamente completa, la cicatriz es tornándose más pálida, los pequeños pliegues están prácticamente desaparecidos. Es normal que persista la insensibilidad de la zona umbilical. La inflamación seguirá bajando.
 
365º DÍA, 7ª VISITA
 
Aquí acaba el proceso. La cicatriz habrá mejorado mucho, pero es frecuente que continúe mejorando durante otro año más. Recuerde que este es tu abdomen y no el de una imagen en 3D, o el abdomen de otra paciente y debe aceptarlo como tal.

[Recomendaciones para el postoperatorio]

En primer lugar,  armarse de paciencia. La recuperación es lenta. 

Debemos contar con alguien que nos asista durante los primeros 3-6 días en casa y asegurarnos de que si hay niños, sean atendidos por la persona que os asiste, porque por descontando, durante la primera semana seréis un niño más. Necesitareis asistencia para ir al baño, acostaros y preparar la comida.  Trascurrida una semana seréis autónoma aunque estaréis limitada para el cuidado de terceros. 

No es necesario curas especiales más halla de cambiar apósitos cuando estén manchados.

Debemos contar con una baja laboral mínima de 2 semanas, para actividad laboral en despacho  y  mínimo 6-8 semanas para actividad esencialmente física (jardinería, almacén).

Tras la intervención el paciente llevará una faja especial reforzada con un vendaje. Durante los primeros días el abdomen permanecerá algo inflamado y el paciente notará algunas molestias que serán controladas mediante medicación. El tiempo de ingreso hospitalario varía entre las 24-48 horas. Y al paciente se le dará instrucciones para llevar una vida lo más normalizada posible en los primeros días a la intervención. Se recomienda que el paciente comience a caminar cuanto antes pero no realizar deporte hasta semanas posteriores.
Generalmente no dejamos puntos externos en la piel, toda la sutura se realiza por dentro, pudiendo quedar algún cabo que será retirado en torno a las 2 semanas. La sutura interna es reabsorbible en un tiempo aproximado de 2-3 meses, tiempo suficiente para que se haya iniciado la cicatrización. El vendaje será sustituido por una faja abdominal que deberá utilizarse durante al menos un mes el mayor tiempo posible, pudiendo ser retirada para el aseo y puntualmente durante algunas horas.

[Vuelta a la normalidad]

La vuelta a la normalidad puede estar en torno a las 3-4 semanas, dependiendo del estado físico previo de la persona. Es muy recomendable alrededor de este tiempo que el paciente inicie suavemente el ejercicio físico. El drenaje linfático ayudará a reducir la inflamación y disminuir alteraciones posteriores a la intervención. No es recomendable por contra, ejercicios fuertes hasta que la persona no se sienta con fuerzas. Además será aconsejable llevar una dieta equilibrada.
La cicatriz inicialmente de color rojo con el trascurso de los meses irá cogiendo un colon blanco. Hasta aproximadamente los 10-12 meses las cicatrices no alcanzara su aspecto definitivo, aunque no serán visibles por la zona en la que se encuentran (tapadas por bikini o braga).
 

[Beneficios de las fajas postquirúrgicas de abdominoplastia]

Las fajas postquirúrgicas ofrecen compresión de la zona intervenida, esta es esencial para prevenir el sangrado y mejorar la inflamación postquirúrgica.

Aconsejamos fajas con corchetes para mejor ajustar la presión, desaconsejando las fajas en banda con velcro.

La faja debe quedar muy ajustada.El tejido termina cediendo y la inflamación de los primeros días baja rápidamente.

Deberemos utilizarla por unas 6 semanas. Muy importante no retirarla las primeras 48-72 horas, a partir de entonces, podremos retirarla para ducharnos, o  mientras se seca tras su lavado. El tejido suele ser lycra y por lo tanto se seca rápidamente.

Aconsejamos el color negro por ser el más “sufrido”. Es muy frecuente que la manchemos durante la primera semana en las curas.

La faja nos puede ayudar a  bajar de peso por la simple razón de comprimir el abdomen y conseguir una saciedad precoz. Por ello algunos compañeros los recomiendan hasta 3-6 meses.

En  pacientes con diastasis  grandes 4-5 cm aconsejamos comenzar a utilizar la faja 7-10 días antes de la intervención.  De esta manera el diafragma se adapta a la nueva situación de forma progresiva. 

[Resultados de la abdominoplastia]

Los resultados son visibles desde el primer día. Las pacientes refieren que la mejoría la notan con la desaparición de los eczemas, a la hora de llevar una camiseta ceñida, o al sentarse y no necesitar desabrocharse el pantalón. Algunas pacientes también manifiestan mejoría del dolor lumbar. 
 
Siempre es recomendable para obtener unos resultados adecuados realizar una serie de ejercicios para reducir alteraciones posteriores a la cirugía y llevar a cabo una dieta equilibrada. Los resultados son definitivos, si se siguen las pautas indicadas. En pocas semanas el paciente podrá ver un abdomen plano y una cintura más tonificada.

[Seguridad de la intervención]

Ninguna intervención está exenta de riesgos. Dicho esto, cabe resaltar que las complicaciones no son frecuentes, siempre y cuando, se realicen por un cirujano plástico cualificado, en un centro adecuado.
Las complicaciones más frecuentes son el sangrado y la infección. Para evitar ambas se realiza una hemostasia cuidadosa y se suministras antibióticos de forma profiláctica. Otras complicaciones que pueden aparecer son las derivadas a una cicatrización anómala, con un ensanchamiento, o sobre elevación de la misma. Puede existir una intolerancia a los puntos que conlleve la apertura de una parte de la herida. La trombosis venosa, aunque rara, se tiene muy en cuenta a la hora de suministras medicamentos e indicar una serie de ejercicios para minimizar los riesgos.
Si bien hay que decir que se puede reducir el riesgo de complicaciones realizando la técnica de manera rigurosa y siguiendo las indicaciones ofrecidas por su cirujano. El tabaco también aquí juega en nuestra contra siendo recomendable dejar de fumar al menos 2 semanas antes de la intervención.

[¿Cuál es el precio de la abdominoplastia?]

El precio de la intervención suele rondar entre los 6.000-11.000 euros. La variación es tan amplia por la diversidad de Hospitales y clínicas que existen. No es comparable un Hospital de Día, sin camas de ingreso, que un Hospital de tercer nivel con todas las especialidades médicas y con camas de UCI. Otro factor muy importante es el profesional o equipo quirúrgico que será responsable por la intervención (para mí es sin duda el factor más determinante). El precio habitualmente es cerrado, incluye los honorarios del personal, de la clínica, el estudio anatomo-patológico del tejido extirpado, el estudio preoperatorio y las revisiones médicas. En muchas ocasiones, si existe una complicación suele estar incluido una revisión quirúrgica.
 
A todos nuestros pacientes el Hospital les entrega una factura aunque también pueden solicitarla en atención al paciente.
Todo los abonos se realizan mediante transferencia bancaria, pudiendo abonarse en metálico el importe establecido por ley.
 

[¿Por qué elegir a Instituto Español  Cirugía Plástica?]

Cuando pensaba como contestar a esta pregunta pensaba en mis compañeras: la Dra. López, una cirujana valiente y capaz afrontar los problemas quirúrgicos más  complejos; la Dra. Rubio, quizás la persona más inteligente con la que haya trabajado;  o la Dra. Gómez, que suma además un tesón y resilencia increíbles. Todas ellas formadas en hospitales públicos, bajo el estricto programa de aprendizaje  MIR avalado por el Ministerio de Sanidad,  cuya nota de corte es de las más altas. La dificultad es comparable  a las oposiciones a judicatura, inspección de hacienda, fiscal o  notaria, al cuerpo diplomático,… Todas pertenecen a la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética, trabajando en  algunos de los hospitales más punteros de España: Hospital La Paz y Hospital Puerta del Hierro.  

Por si fuera poco, por encima de todo lo anterior, destacan por  su calidez  humana, su compañerismo y sus deseos de ayuda al prójimo, atributos primordiales para poder proporcionar una atención integral al paciente.

Nuestro principal punto diferenciador es el asesoramiento. Priorizamos el interés del paciente  desde un punto de vista médico sobre cualquier otro factor, explicando detallamente el porqué de nuestras conclusiones.

Preguntas frecuentes sobre la abdominoplastia

¿Se puede combinar con otras técnicas?

Sí. Muchas veces se combinan técnicas como la abdominoplastia con la liposucción ya que son complementarias para un rejuvenecimiento completo del tronco. La liposucción ha de centrarse en los flancos para así no comprometer la vascularización de la piel del abdomen y conllevar a una cicatrización más lenta y/o de peor calidad. La valoración estará en manos del cirujano de si es necesario o conveniente realizar la intervención por separado o combinada.

¿Queda cicatriz tras la cirugía?

Si. Durante las primeras semanas las cicatrices con muy visibles, poco a poco según van pasando los meses las cicatrices mejoran. No obstante, por desgracia para los cirujanos, la cicatrización, si la cirugía es llevada a cabo correctamente, depende enteramente de como cicatriza cada paciente.
La cicatriz se intenta diseñar siempre lo más baja posible, sin embargo, en muchas ocasiones debido a las particularidades de cada caso hay que posicionarla más arriba.
La cicatriz nunca es una línea recta perfecta, aunque puede ser diseñada así, las particularidades de cada piel e incluso en cada parte del cuerpo pueden ocasionar que la tensión cambie y como consecuencia queda alguna zona más alta que otra. ¡Siempre dentro de un orden, claro!
En la mayoría de los casos, se puede aprovechar la cicatriz previa de la cesaría, pero algunas veces es imposible, y tenemos que hacer otra unos centímetros más arriba, por seguridad.
La cicatriz queda cubierta en la mayoría (atención no siempre) de los caso por la ropa interior normal (no por ropa interior muy bajo o minimalista).
No es infrecuente que la cicatriz periumbilical se hipertrofie.

En resumen, la cicatriz se nota, (en casos excepcionales puede notarse muy poco) y como norma general queda cubierta por la ropa interior. 

¿Cuánto tiempo dura la cirugía?

La cirugía dura aproximadamente entre 90-160 minutos en función de la complejidad de los casos y se asocian procesos añadidos como blefaroplastia, mastopexia, reducción de mamas, o liposucción de flancos este último el más frecuente.

¿Si quieres volver a quedarte embarazada puedes hacerte una abdominoplastia?

No. El nuevo embarazo puede desencadenar el problema nuevamente. Dicho lo cual tenemos pacientes que se han quedado embarazadas de forma no planificada y no han tenido mayores problemas. Sin embargo, son embarazos que hay que seguir de cerca por parte del obstetra.

¿Se pueden volver a hacer abdominales?

Si. Pueden revisarse cirugías previas, pero no se trata de hacer una abdominoplastias sino una revisión de la anterior.

Soy fumador, ¿Interfiere en mi operación?

Si. Es muy recomendable abandonar el consumo del tabaco o una reducción del mismo semanas antes de la intervención, ya que esto influye de forma positiva en la vascularización de los tejidos y ayuda a una mejor cicatrización. Sobre todo es de especial importancia si se combina con otra técnica como la liposucción.

>> La primera consulta

En la primera consulta se le hará un cuestionario a cerca de su salud, en la que el cirujano le preguntara si padece alguna enfermedad, toma o es alérgico algún medicamento, intervenciones quirúrgicas previas. Es muy importante que la comunicación entre el paciente y el cirujano plástico sea fluida, para que así el cirujano pueda saber cuáles son sus expectativas y que este le explique las limitaciones de la intervención. Se le explicara también como se realiza el procedimiento en que centro se realizara, sus riesgos, como es el postoperatorio entre otros. Finalmente, será informado del precio y las opciones de financiación. La primera consulta será meramente informativa, en el caso que se quiera intervenir se le emplazará a una segunda visita, dónde se planificara la fecha de la intervención, se le tomaran fotografías preoperatorias y se le resolverán las últimas dudas, para así realizar los estudios preoperatorios oportunos para cada caso.

logo IECP
Logo Ruber

dirección

Hospital Ruber Juan Bravo 39
Calle Juan Bravo 39
28006 Madrid
Telf: 911 41 25 09 / 622 75 60 00

Contacto

info@iecirugiaplastica.es