La reconstrucción mamaria

La reconstrucción mamaria engloba una serie de procedimientos para devolver una forma reconocible de mama a una paciente mastectomizada. En ocasiones, es necesario la intervención simultánea de la mama sana para simetrizar el resultado. 

Secuelas asociadas a la mastectomía​

Antes de hablar de reconstrucción mamaria me gustaría hablar de las secuelas y las posibles complicaciones de una mastectomía.

Actualmente, en la mayoría de los casos es posible realizar una reconstrucción mamaria inmediata (RMI), los beneficios psicológicos han quedado demostrados por diferentes estudios. Es a estas pacientes donde es importante concienciar de las consecuencias de una mastectomía. Ya que la mayoría de las secuelas no se deben a la reconstrucción, sino a la mastectomía. A continuación, detallamos las secuelas de una mastectomía y cómo puede afectar a la reconstrucción. 

  • Pérdida de la sensibilidad de la mama. Es, sin lugar a dudas, la secuela  más espectacular. Suelo solicitar a  paciente que se toquen los pies con el zapato puesto, la sensibilidad de la mama, en los primeros días, será muy parecida. Con el tiempo puede ir mejorando, pero nunca será similar a la previa. Además, en la región lateral de la mama, se experimenta pérdida de sensibilidad, sensación de hinchazón  e incluso calambres propios de la reinervación. Esta sensación puede llegar incluso a la cara interna de los brazos. Es por ello que la mastectomía suele ser descrita como un proceso no doloroso. 

En este caso, la reconstrucción al colocar  un implante  provoca molestias  que pueden ser descrita como unas intensas  agujetas. Las molestias sobre 10 pueden estar en 3-6. Suele disminuir de intensidad rápidamente. La paciente pueden reanudar su actividad laborar si esta es tipo oficina en 2-5 semanas. El deporte puede iniciarlo de manera  paulatina en 3-6 semanas. Conducir en aproximadamente 2 semanas. 

  • Sangrado. Después de cualquier cirugía   se puede producir un sangrado. Tras una mastectomía existe también la posibilidad de un sangrado. En muchos casos, es necesario medicar a la paciente  con heparina lo que puede incrementar el sangrado postquirúrgico. La reconstrucción inmediata no incrementa significativamente el riesgo de sangrado. Para prevenir el sangrado colocamos vendajes compresivos  durante los primeros días, para después sustituirlo por un sujetador deportivo. 
  • Infección: la incidencia de infección es baja tras una mastectomía máxime si utilizamos antibiótico de forma profiláctica. Tras una reconstrucción la infección de la mama conlleva en muchos casos la retirada de  implante. En estos casos, se podrá realizar  una reconstrucción mamaria pasados los  6 meses. Las pacientes con cirugía previa y sobre todo radioterapia  y/o quimioterapia neoadyuvante, suelen presentar una tasa de infección más alta que la media. 
  • Necrosis del tejido. Tras la mastectomía la piel restante solo queda irrigada por el plexo dérmico provocando en algunos casos la necrosis del tejido por la falta de aporte sanguíneo. En las pacientes  reconstruidas que sufren una necrosis cutánea es necesario en muchos casos la retirada del implante.
  • Seroma. El seroma es la acumulación de líquido producido por el tejido subcutáneo tras una mastectomía. Es directamente proporcional  su incidencia al tamaño del a mama y  al sobre peso de la paciente. En las pacientes reconstruidas puede provocar la necesidad de permanecer con un drenaje durante varias semanas, o incluso la necesidad de evacuación del mismo.
  • Cicatrices. La cicatriz viene dada por la localización del tumor y el tamaño de la mama. La reconstrucción mamaria no necesita de grandes cicatrices ya que un implantes puede ser introducido por incisiones de 4-5 cm. Así pues, la reconstrucción mamaria no necesita de cicatrices añadidas a la mastectomía.
  • Trombosis venosa es quizás la complicación más temida, aunque muy infrecuente siempre a tener en cuenta por sus implicaciones vitales. La reconstrucción mamaria no incrementa de forma significativa el riesgo de trombosis venosa.

En resumen, la reconstrucción mamaria no incrementa de forma significativa el riesgo de complicaciones, pero si hay que saber las implicaciones  que conlleva en las pacientes reconstruidas. 

Técnicas para la reconstrucción mamaria

Dicho lo anterior, me centraré en las diferentes técnicas de reconstrucción mamaria.  A grandes rasgos podemos hablar de 2 tipos; las reconstrucción con  implantes ya sean expansores  o prótesis  y las reconstrucción con tejido propios. 

Reconstrucción mamaria con implantes

A modo muy resumido podemos decir que la reconstrucción con implantes  es la más empleada, con mucha diferencia, llevando a ser entre el 60-80% de los casos. Es así principalmente por su facilidad  y rapidez. 

Reconstrucción de pecho con tejidos propios

La reconstrucción con tejidos propios  cada vez se está empleado más, aunque solo suponga un 10-20%. La principal ventaja es que la reconstrucción es definitiva, es decir, no es necesario una cirugía adicional. Los implantes tienen una duración de unos 10-20 años aproximadamente. 

Otra ventaja está en que aquella paciente que presentan un abdomen péndulo, es decir, tienen mucho acumulo de piel y grasa  en el abdomen tras los embarazos,  obtienen el beneficio estético de una abdominoplastia.

El principal inconveniente está en la  duración de la cirugía  que puede prolongarse  entre  5 y 8  horas, la complejidad técnica, de recursos materiales, personal  y subsiguiente coste.

Por otro lado, hay que contar con el posible fracaso de la cirugía, ya que entre un 3-7% puede fracasar, por diferentes causas. Para casos bilaterales, el tiempo quirúrgico puede incrementarse abultadamente y en ocasiones el tejido ser insuficiente para reconstruir ambas mamas con el volumen necesario.

En nuestro servicio tenemos una unidad  que se dedica, casi de forma exclusiva, a este tipo de casos.  El colgajo DIEP es el más colgajo más  utilizado para la reconstrucción mamaria autóloga. 

Cuando se trata de una reducción de pecho por fines estéticos, que es poco común, la seguridad social no aprueba la intervención. Sin embargo, cuando la reducción de pecho es sugerida por el especialista para proteger la salud del paciente a largo plazo, con problemas en la columna vertebral la seguridad social pone a la orden la intervención.

TE INTERESARÁ:¿Cómo elegir el mejor cirujano plástico?

¿Cuándo se coloca un implante y cuando un expansor?  

Un  expansor se coloca cuando el  bolsillo cutáneo tras la mastectomía es muy pequeño e insuficiente para colocar un implante,  o la paciente solicita un volumen mayor del que partía. En estos casos, son necesarias 2 intervenciones una para colocar el  expansor  y otra meses después para  cambiar el expansor por el implante. Esta última intervención pude demorarse  incluso años.  

El expansor funciona como una prótesis vacía, que posteriormente es rellenada en consulta quicenalmente  hasta  alcanzar el  volumen deseado. El recambio de expasor por prótesis es una intervención muy sencilla, y que suele provocar muy pocas  molestias, aunque no está exenta de riesgos. 

Una prótesis directa  se coloca cuando existe tejido suficiente para cubrir al implante. El volumen máximo de la reconstrucción viene dado por el bolsillo  que queda tras la mastectomía. 

En ambos tipo de intervención el tiempo de cirugía no suele exceder de los  60-90 minutos. No incrementa de forma significativa los  riesgos y siempre es posible realizar en un segundo tiempo  una reconstrucción con tejido propio o autólogo.

La  cirugía  con implantes tiene un resultado habitualmente bueno, siempre que no se trate de tejidos radiados, o que posteriormente se radien. 

En tejidos radiados, el caso ha de valorarse individualmente. En ocasiones, la piel no ha sufrido grandes daños y es posible colocar un implante. 

Para los casos que reciban radioterapia posteriormente es muy probable que el implante requiere de una revisión quirúrgica. 

Las cirugías estéticas que son cubiertas por la seguridad social deben estar relacionadas muy puntualmente a mejorar la calidad de vida del paciente y su salud principalmente. Otros tipos de cirugías estéticas además del aumento de pecho o reducción de pecho se puede mencionar la abdominoplastia, cirugía de orejas, párpados conocida como blefaroplastia, nariz y cirugía facial para corregir asimetrías o consecuencias de la parálisis facial. 

Cirugía de rescate

En ocasiones la reconstrucción mamaria fracasa. En estos casos, es necesario la utilización de un colgajo  de la espalda  llamado colgajo dorsal ancho.  En este tipo de reconstrucción necesita v como norma general de un implante  para conseguir el  volumen necesario para la reconstrucción. 

La intervención consiste en trasladar al pecho una isla de piel y músculo de la espalda, principalmente para sustituir al tejido dañado.

Preguntas frecuentes sobre la reconstrucción mamaria

¿Es un proceso doloroso?

No puede calificarse como un proceso doloroso, pero si provoca  molestias a pesar del tratamiento analgésico proporcionado. Las molestias son descritas como agujetas intensas. Lo usual es que remitan rápidamente después de una semana -10 días. 

¿Cuándo termina la reconstrucción mamaria?

Si la reconstrucción se realiza con  un implante o un colgajo abdominal, es  posible  solo necesitar una cirugía de ajuste una vez acabado el tratamiento oncológico.  En esta segunda cirugía se puede realizar la reconstrucción del pezón, aunque en el último tiempo en muchos solo indicamos la micropigmentación del complejo areola pezón. 

¿Cuándo puedo volver a incorporarme al trabajo?

Si no existen complicaciones  y no existen nuevas agresiones, en forma de quimioterapia/radioterapia, durante  la 3º-4 semana puede ser posible la vuelta a un trabajo de oficina, y entre la 4º y la 8º a un trabajo  que exija un esfuerzo de  intensidad moderada. 

¿Cuándo puedo llevar  un sujetador normal?

Por lo general recomendamos  utilizar un sujetador deportivo durante  las 6 primeras semanas tras la cirugía, pasado ese tiempo puede utilizarse  cualquier tipo de sujetador, que no provoque molestias.

¿Conservaré la sensibilidad de la mama?

No. La pérdida de sensibilidad  tras una mastectomía es permanente, recuperándose cierta sensibilidad a lo largo del primer año tras la cirugía. 

¿Me quedarán los pechos iguales?

No. Los pechos serán similares en volumen y posición, pero distintos en otros aspectos. Siempre explico que una mama será natural y la otra reconstruida.

¿Podré volver a hacer deporte?

Si. La inmensa mayoría de las pacientes retoman  de forma progresiva su actividad deportiva pasadas  4-6  semanas. 

¿Necesitaré rehabilitación?

En la mayoría de los casos no. Actualmente, recomendamos una movilización temprana a partir del 3-5 día limitándose  los problemas de hombro congelado.  

¿Linfedema?

El linfedema suele en un porcentaje  bajo de las pacientes en las que se realiza  linfadenectomía radial, es decir,  se quitan todos los ganglios linfáticos.  El linfedema por lo tanto no tiene su origen en la reconstrucción mamaria sino en la lifadenectomía radial. 

¿Necesito curas?

Habitualmente nuestras pacientes permanecen con vendas los  2-3  primeros días los cuales se realiza la primera cura. En principio, las curas en domicilio no son necesaria ya que los apósitos son cambiados en consulta. Las pacientes que requieran de curas se les aconsejarán la ducha de la zona y posterior aplicación de solución antiséptica tipo cristalmina. 

Bibliografía consultada:

1. Breast Reconstruction: A Century of Controversies and Progress – Homsy A, Rüegg E, Montandon D, Vlastos G, Modarressi A, Pittet B.Ann Plast Surg. 2018 Apr;80(4):457-463. doi: 10.1097/SAP.0000000000001312.
2. Radiotherapy in the setting of breast reconstruction: types, techniques, and timing – Alice Y Ho 1, Zishuo I Hu 2, Babak J Mehrara 3, Edwin G Wilkins 4 Affiliations expand PMID: 29208440 DOI: 10.1016/S1470-2045(17)30617-4.
3. Health-related quality of life following breast reconstruction compared to total mastectomy and breast-conserving surgery among breast cancer survivors: a systematic review and meta-analysis – Sadaf Zehra 1, F Doyle 2, M Barry 3, S Walsh 3, M R Kell 3 Affiliations expand PMID: 32162181 DOI: 10.1007/s12282-020-01076-1.
4. One-Stage Immediate Breast Reconstruction: A Concise Review – Nicolò Bertozzi 1 2, Marianna Pesce 3 4, Pierluigi Santi 3 4, Edoardo Raposio 1 2 Affiliations expand PMID: 29098159 PMCID: PMC5643043 DOI: 10.1155/2017/6486859.

Dr. Marco Amaya

Cirujano Plástico y Estético Especialista en Reducción de Pecho

El Dr. Marco Amaya aporta a sus pacientes un punto de vista objetivo sobre la realidad sus problemas, contextualizandolos de manera individualizada. Ha sido elegido como el cirujano mejor valorado de Madrid y el 2º mejor valorado de España. Formado en la Universidad de Extremadura completo sus estudios en la Universidad de Sevilla. Licenciado en Medicina es especialista vía MIR en Cirugía Plástica Estética y Reparadora, miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora SECPRE. Con experiencia internacional el Dr. Marco Amaya es experto en cirugía mamaria con especial interés en la cirugía de reducción mamaria, cirugía facial y corporal. Destaca por su afabilidad y su carácter empático.

Contacta con Nosotros

Si no puedes contactar con nosotros, déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible.

PIDE TU PRIMERA CITA GRATUITA

Logo SECPRE
Logo ICOMEM
Logo Quirónsalud
Logo Ruber
NOS ENCONTRAMOS EN:
NUESTRO HORARIO: