¿Cómo saber si tengo mama tuberosa?

Uno de los problemas más comunes entre las mujeres es la forma, tamaño o posición de sus senos y es la principal causa de su asistencia con un profesional de la cirugía plástica. Pero existen diferentes razones por las que un pecho femenino puede estar físicamente formado, hablamos de las mamas tuberosas que son una formación que se manifiesta desde el inicio del desarrollo de la mujer afectando a uno o ambos pechos.

Los especialistas cirujanos plásticos son los que mejor pueden ofrecer un diagnóstico acertado del estado de las mamas, determinando si se presenta en tal caso una mama tuberosa.

Características de los pechos tuberosos

Las mamas tuberosas tienen características muy vistosas siendo fácil de determinar, principalmente para las personas que conozcan muy bien la forma, estado y desarrollo de su propio cuerpo. En principio hay varios aspectos que se pueden considerar iniciando por el tamaño de los senos, normalmente las mujeres que sufren de mama tuberosa presentan un seno de menor tamaño y unas areolas de gran tamaño nada representativo con el tamaño del pecho. Además, la posición de ambos senos es bastante separada asimétricamente y la posición de los pezones apuntan en dirección al suelo. Por último, existe una ausencia del surco submamario.

La mama tuberosa es una malformación muy común entre las mujeres que no se diagnostica sino hasta después de la etapa del desarrollo hormonal de las mujeres. Así que una vez detectadas las anomalías mencionadas anteriormente es importante decidir a tiempo si solucionar el problema a través de una intervención quirúrgica.

¿Qué son las mamas tuberosas?

Definición de los pechos tuberosos

Las mamas tuberosas conocidas también como mamas tubulares son los senos que presentan formas y característica con anomalías especiales, su característica principal es un seno pequeño en forma de tubo con bastante separación entre ambos senos a diferencia de una mama normal, redonda con un tamaño adecuado de acuerdo a la composición corporal de una mujer. El proceso de mama tuberosa inicia entre los 14 años de edad, cuando las niñas se encuentran en pleno desarrollo de su cuerpo, hasta alcanzar los 18 años que finaliza su desarrollo. Las mujeres que presentan mamas tuberosas han sufrido durante su desarrollo una alteración en las hormonas creándose así la deformación de sus pechos.

En términos más específicos, la mama tuberosa se produce cuando la parte inferior de los senos y los laterales no se desarrollan en su totalidad por falta de la producción de hormonas. Hasta la actualidad no se ha determinado específicamente una causa para el desarrollo de esta anomalía en las mamas de las mujeres.

Grados de los pechos tuberosos

La anomalía de la mama tuberosa puede presentarse en el cuerpo de una mujer en tres grados diferentes dependiendo de su desarrollo, es importante tener en cuenta que esta anomalía puede presentarse en uno seno o en ambos senos y para determinar la presencia de la deformación es necesario mantener contacto profesional con un cirujano que haya realizado una evaluación con diagnóstico previo.

Los pechos tuberosos se presentan en diferentes grados de deformaciones y esto implica que el tratamiento aplicado sea diferente. Para determinar la clasificación de los grados se utiliza el sistema de Von Heimburg:

Grado I: Usualmente es el grado más frecuente con un 56% en las pacientes por ser el más leve. En este grado de pechos tuberosos se puede observar una falta de desarrollo en la parte inferior del pecho y un pequeño ajuste de la areola que se encuentra en dirección al suelo. En la intervención del grado I del pecho tuberoso se hace una intervención para distribuir toda la masa mamaria y rellenar el déficit.

Grado II: El 26% de las mujeres presentan este grado de pecho tuberosos, y se presenta cuando hay falta de desarrollo en la parte inferior, interna y externa de la mama requiriendo expandir la zona para conseguir el volumen adecuado para el nuevo surco submamario.

Grado III: Este último grado es el más severo y no se presenta tan comúnmente, solo un 18% de las mujeres presentan este grado de pecho tuberoso. En este caso se presenta una falta importante de piel y para solucionar el problema es necesario varias intervenciones de reconstrucción hasta conseguir el resultado deseado y la operatividad natural de la mama.

Causas de las mamas tuberosas

Las mamas tuberosas son la alteración del tejido genéticamente que cubre la glándula mamaria. Las causas más comunes de las mamas tuberosas es un efecto negativo en el desarrollo de las mamas durante el desarrollo o etapas de la pubertad entre los 14 y 18 años de edad. Las zonas afectadas por esta deformación son la parte inferior y lateral del pecho desarrollando un pecho característicamente poco natural en forma alargada y con los pezones apuntando en dirección al suelo.

¿Qué solución hay para los pechos tubulares?

Antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento o intervención quirúrgica es necesario que un cirujano plástico especializado haga una evaluación completa y determine el grado de pecho tuberoso. La solución principal y más efectiva con disponibilidad de tiempo de recuperación es la operación de mamas tuberosas donde se corrige la malformación mejorando sus características más naturales de un pecho, logrando mejorar el volumen de la mama y su forma redonda. Además, las técnicas han mejorado al transcurrir los años y ahora los especialistas logran colocar la areola y el pezón en la posición exacta para el tamaño y la forma del pecho.

Sin embargo, la cirugía plástica va a ir dirigida dependiendo del grado de mamas tuberosas, es decir, cuando se presenta el grado I, que es el más leve la intervención se hace más fácil con la implantación de una prótesis mamaria. En cambio, si se trata de un paciente con un grado más complejo es necesario practicar reconstrucción de toda la zona mamaria, incluyendo la reducción de la areola y la redistribución de la glándula. Cuando se presentan casos más complejos el procedimiento es dividido en varias intervenciones para conseguir un resultado exitoso.

La cirugía para corregir las mamas tuberosas está enfocada principalmente en mejorar la apariencia física de las pacientes, ofreciendo la disminución de ansiedad y malestar psicológico que puede causar el estado físico de los senos, siendo estos un símbolo característico de la feminidad. En medida general, los senos tubulares no son un mal para la salud física de las mujeres, todo está enfocado en la apariencia física y la seguridad femenina.

¿La cirugía es la única solución para las mamas tuberosas?

La cirugía es la principal fuente de resultados exitosos para las mamas tuberosas, la implantación de una prótesis mamarias y la reconstrucción de la zona del pecho mediante de la cirugía plástica es la solución más efectiva. Sin embargo, es posible conseguir mejorar el aspecto de los pechos con la técnica del lipofilling como alternativa de la prótesis. Está técnica consiste en la extracción de grasa corporal de diferentes zonas del paciente para lograr conseguir el volumen deseado del pecho, pero en términos generales, consiste igualmente en una cirugía bajo anestesia general con preoperatorio y postoperatorio.

¿Se pueden operar las mamas tuberosas por la seguridad social?

La respuesta más común en este tipo de preguntas es no, por tratarse de intervenciones que están dirigidas a resultados estéticos no son aprobados por la Seguridad Social. Sin embargo, desde algunos puntos de vista, es posible que el médico especialista apruebe que sea tratada y llevada por la Seguridad Social.

Los términos o requisitos que se deben cumplir para que esto sea posible son si se presenta una asimetría congénita, es decir si una mamá es considerablemente más grande que otra puede provocar problemas en la columna. Para este tipo de casos si la paciente presenta tumores mamarios y atraviesa una intervención de mastectomía, muchas veces el siguiente paso es la cirugía reconstructiva para recuperar la apariencia de los pechos siendo cubierta por la Seguridad Social.

Bibliografía consultada:

https://www.cirugiaesteticacordoba.com/que-son-las-mamas-tuberosas/
https://cesarpadilla.es/como-saber-si-tengo-mama-tuberosa/
https://aureaclinic.com/como-saber-si-tengo-mamas-tuberosas/
https://www.teknon.es/blog/es/vida-saludable/mamas-tuberosas-empiezan-detectar-pubertad-desarrollo-fisic
https://www.quironsalud.es/blogs/es/tendencia-estetica/identificar-mamas-tuberosas
https://doctorantolin.com/como-saber-si-tengo-mamas-tuberosas/
https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/mamas-tuberosas
https://doctorantolin.com/como-saber-si-tengo-mamas-tuberosas/
https://www.tucanaldesalud.es/es/voz-especialista/lipofilling-mamario-aumento-pecho-protesis
https://www.consumoteca.com/bienestar-y-salud/operaciones-cubiertas-por-la-seguridad-social/

Dr. Marco Amaya

Cirujano Plástico y Estético Especialista en Reducción de Pecho

El Dr. Marco Amaya aporta a sus pacientes un punto de vista objetivo sobre la realidad sus problemas, contextualizandolos de manera individualizada. Ha sido elegido como el cirujano mejor valorado de Madrid y el 2º mejor valorado de España. Formado en la Universidad de Extremadura completo sus estudios en la Universidad de Sevilla. Licenciado en Medicina es especialista vía MIR en Cirugía Plástica Estética y Reparadora, miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora SECPRE. Con experiencia internacional el Dr. Marco Amaya es experto en cirugía mamaria con especial interés en la cirugía de reducción mamaria, cirugía facial y corporal. Destaca por su afabilidad y su carácter empático.

Contacta con Nosotros

Si no puedes contactar con nosotros, déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible.

PIDE TU PRIMERA CITA GRATUITA

Logo SECPRE
Logo ICOMEM
Logo Quirónsalud
Logo Ruber
NOS ENCONTRAMOS EN:
NUESTRO HORARIO: